Ayto. de Pamplona sobre la plusvalía municipal: «Estamos en una situación de incertidumbre»

HÁBITAT MAGAZINE: ¿Qué supone para el ayuntamiento de Pamplona la sentencia del Tribunal Constitucional?

MARÍA JOSÉ GARÍN: De momento las sentencias que han salido sólo afectan a Gipuzkoa y a las comunidades que se rigen por la ley estatal, pero no a nosotros. Esto supone que nosotros seguimos igual que antes ya que, por lo menos por ahora, la norma navarra sigue en vigor en todo su articulado.

HM: ¿Qué sensación tenéis?

MJG: Lo cierto es que estamos en una sensación de incertidumbre total. Tenemos una ley que nos obliga a liquidar conforme a ella pero, por otro lado, existe una sentencia del Tribunal Constitucional que declara nula parte de una ley parecida a la nuestra. Cómo va a resolver el tribunal en el caso de Navarra es una incógnita porque a pesar de ser muy similares hay peculiaridades.

HM: ¿Cuáles son esas diferencias?

MJG: Tanto en la legislación estatal como en la de Gipuzkoa no se incluye el término real del hecho imponible precisamente para poder liquidar con arreglo a lo que se denominan “las tablas”, que aparecen en función del número de años. Esto da como resultado que se produzca siempre un incremento de valor por el simple hecho del paso del tiempo y sin posibilidad de que pueda el administrador poner ningún recurso. En Navarra existe un concepto llamado término real que es diferente a la legislación que afecta a Gipuzkoa y al Estado, por lo que en nuestro caso puede que el Tribunal Supremo no dictamine lo mismo que en estos dos territorios.

HM: ¿Cómo se calcula la plusvalía municipal en Pamplona?

MJG: Es una fórmula mecánica donde la base imponible se calcula en función del valor catastral del suelo. Sobre ese valor se aplica un coeficiente, que está fijado en unas tablas recogidas en la ley, y que varía en función del número de años en los que el transmitiente ha sido titular de la finca.

HM: ¿Esta sentencia ha cambiado vuestra forma de trabajar?

MJG: La verdad es que ahora estamos siendo más precavidos a la hora de liquidar el impuesto.

MARÍA JOSÉ GARÍN

Responsable de tributos no periódicos del Ayuntamiento de Pamplona.

“Lo que estamos haciendo es no mandar aquellas liquidaciones que puedan presentar dudas hasta que el Gobierno de Navarra y el Tribunal Constitucional se pronuncien sobre nuestra ley en concreto. Hay que tener en cuenta que en nuestra comunidad ya se habían presentado varios recursos y, en todos, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra ha dictaminado que el impuesto era correcto.

En febrero, tras la primera sentencia que hubo referente a Gipuzkoa, el departamento de Hacienda del Gobierno de Navarra empezó a reunirse, tanto con ayuntamientos como Administración Local y Riqueza Territorial, para estudiar la modificación de la Ley”.