“El Gobierno de Navarra debería mantener la desgravación del 40% de los ingresos de alquiler a todos los propietarios de viviendas”

La empresa pública Navarra de Suelo y Vivienda S.A. (NASUVINSA) es el eje fundamental de la política de vivienda del Gobierno de Navarra. Una entidad que nació en un momento de crisis como resultado de la fusión de cuatro organizaciones públicas. Ahora su política se basa en ocupar viviendas vacías antes de ocupar suelo nuevo. Un trabajo que está llevando a cabo su director gerente, Jose María Aierdi, con quien hablamos para analizar los cambios que se han producido en materia fiscal y conocer cómo funciona la bolsa de alquiler que gestionan desde esta empresa pública.

¿Cómo ha evolucionado el censo de demandantes de vivienda en los últimos años?

Hemos vivido una transformación. Hace unos años la mayor parte de personas se apuntaban para comprar y unos pocos para el alquiler, sin embargo esa situación se ha invertido. Ahora mismo hay más de 5.000 personas que buscan alquiler mientras que poco más de 1.000 personas que quieren comprar.

¿Cómo dais respuesta a una demanda tan alta de alquiler?

Tenemos varias fórmulas. La primera de ellas es a través de un parque propio de viviendas con más de 900 inmuebles destinados al alquiler.

Además, estamos incorporando viviendas de particulares que actualmente están vacías y que nos ceden para que pongamos en alquiler. Actualmente contamos con 582 viviendas y cada vez tenemos más. En 2017 se sumaron más de 90 viviendas a la bolsa de alquiler mientras que en lo que vamos de año se han incorporado más de 30 viviendas.

¿Qué requisitos tiene que tener la vivienda que os cede un particular?

Tiene que ser una vivienda digna y disponer de cédula de habitabilidad. Además, tiene que tener la cocina montada pero no hace falta que esté amueblada.

En el caso de que las viviendas necesiten hacer alguna reparación para poder ser habitables disponemos de una línea de ayuda sin interés de hasta 12.000 euros destinada a realizar aquellas mejoras que nosotros detectemos.

El propietario de una vivienda que os la cede para su alquiler se tiene que comprometer a dejaros la vivienda durante un tiempo de cinco años y seis meses. ¿Qué ocurre si necesita recuperar la vivienda antes de ese tiempo?

Cuando un inquilino finaliza el contrato con esa vivienda, aunque haya sido antes de llegar a esos cinco años y medio, se lo comunicamos al propietario y es ahí cuando decide si quiere recuperar la vivienda o quiere que se la sigamos alquilando.

Si necesita recuperar su propiedad y hay una persona viviendo allí con un contrato en vigor, tratamos de resolver esa petición reubicando al inquilino en otra. Una vez hecho este trámite ya podemos devolvérsela al propietario.

¿Cómo se fija el precio del alquiler que recibe el propietario? ¿Está acorde al precio de mercado?

En la mayoría de los casos el precio del alquiler es más bajo que el precio de mercado ya que se fija a través de un baremo que supone 5 euros por metro cuadrado de vivienda útil en la capital y 4 euros en las localidades menores.

Por otro lado, los propietarios reciben una ayuda de 50 euros mensuales para subsanar los gastos de comunidad y una subvención del valor de tres mensualidades, con un máximo de 1.600 euros, si nos ceden el alquiler de su vivienda por primera vez.

¿Qué tipo de control hacéis de las viviendas alquiladas?

Desde NASUVINSA garantizamos que el propietario va a percibir el pago del alquiler todos los meses, independientemente de si el inquilino lo abona o no, y, además, que la vivienda va a reunir los requisitos adecuados en el momento de su devolución. Eso nos obliga a nosotros a llevar un control de los inmuebles.

En la última reforma fiscal el Gobierno de Navarra ha eliminado cualquier tipo de deducción de los rendimientos que obtienen los propietarios que alquilan viviendas, a excepción de las que se tramiten a través de NASUVINSA. Sólo en ese caso los propietarios podrán seguir optando a una desgravación del 40% de los ingresos. ¿Qué valoración hace de esta modificación?

Nosotros no queremos ser una competencia de los particulares que gestionan directamente su alquiler. Por eso pensamos que esa medida se debería extender a todos los alquileres instaurando las limitaciones que fueran oportunas. Es decir, si una vivienda, debido a sus características y zona, tiene un precio límite marcado por NASUVINSA de, vamos a decir, 500 euros, que tenga la posibilidad de desgravación hasta ese importe y por ese mismo porcentaje. Si el alquiler es superior, que no se beneficie de esa parte.

Al final lo que se trata es de dar una respuesta a una demanda que existe en el mercado y creo que eso podría resolverse tranquilamente si la desgravación se aplica hasta una determinada cantidad. Espero que los legisladores le den una vuelta al tema y puedan corregir esa situación.

¿Todos los ciudadanos se pueden apuntar al censo de vivienda o hay algún tipo de limitación?

Cualquier persona que tenga unos ingresos mínimos de 3.000 euros anuales se puede apuntar al censo como demandante de vivienda. Nosotros en función de su situación y su tipología de unidad familiar asignamos unos puntos y cuando entra una vivienda se usa ese baremo para asignarla.

¿Existe algún tipo de ayuda para los inquilinos de estas viviendas?

Un 60% de los inquilinos que tenemos en nuestras viviendas son personas que a la vista de su situación económica, personal… reciben algún tipo de subvención que va desde un 25% hasta un 75% del precio de renta. Estas ayudas se tramitan a través del departamento de Derechos Sociales del Gobierno de Navarra pero nosotros nos encargamos de solicitarlas aportando la documentación necesaria.

¿Cómo valoran vuestro trabajo los propietarios de las viviendas que gestionáis?

Los resultados de las encuestas que realizamos son positivos. Es cierto que los propietarios valoran como bajo el precio que pagamos de alquiler pero valoran positivamente la información que reciben y el estado en el que se revierte la vivienda.