“La Amabilización no la había pedido nadie”

Enrique Maya, portavoz de UPN en el Ayuntamiento de Pamplona señala que el plan de Amabilización no mejora la calidad urbana de la zona y habría que priorizar otras actuaciones como mejorar el barrio de la Milagrosa, Echavacoiz, la llegada del Tren de Alta Velocidad o el Plan de Vivienda en el Casco Antiguo.

Hábitat Magazine: ¿Realmente le hacía falta a Pamplona la aplicación de este plan de Amabilización?

Enrique Maya: Lo que no hace falta es “este” Plan de Amabilización, que se ha demostrado que no funciona, que no aporta nada, que resta ingresos a los comerciantes y no mejora la calidad urbana de la zona.

Han dejado el Casco Antiguo, el Primer Ensanche y parte del Segundo Ensanche totalmente aislado, inaccesible y la inaccesibilidad deriva en falta de actividad y cierre de negocios.  Y en incomodidades para los que viven en la zona.

HM: ¿Habría otras prioridades urbanísticas a cubrir antes que las recogidas por este plan?

EM: La amabilización no la había pedido nadie, nunca. Hay otras muchas prioridades en Pamplona. Mejorar el barrio de la Milagrosa, Echavacoiz, la llegada del Tren de Alta Velocidad, el Plan de Vivienda en el Casco Antiguo, el aparcamiento de las Huertas de Santo Domingo, el puente de Cuatro Vientos.

De estos proyectos, que todos estamos de acuerdo que hay que acometer se habla mucho y no se hace nada. De la amabilización, que nadie ha pedido, nunca se habló pero ya está hecha en su primera fase, aunque sea a petachos, y ahora se van a gastar 1,2 millones en la segunda.

HM: ¿Qué fallos ha visto en él?

EM: Sobre todo la improvisación. No hay un proyecto hecho por expertos en movilidad. Es una remodelación de tráfico que no tiene en cuenta que es imprescindible poder llegar a los sitios para no destruir las actividades comerciales y el bienestar de los residentes.

El tráfico de paso siempre acaba funcionando porque los usuarios buscan rutas alternativas para llegar a destino. El problema son las bolsas de inaccesibilidad que se generan en el interior. Y cuando eso se hace en el lugar más sensible de Pamplona, desde el punto de vista comercial, el error es mayúsculo.

Bienvenido sea conseguir espacios peatonales, pero no de esta forma. La calidad de la zona amabilizada es ínfima y ahora lo tienen que arreglar cueste lo que cueste, incluso con pinturas de colores. Esto no se arregla así.

HM: Según las asociaciones de comerciantes de las zonas en las que la implantación de este plan ha tenido lugar, ha repercutido en el consumo ocasionando cuantiosas pérdidas. ¿Cuál es su percepción u opinión al respecto?

EM: Los comerciantes son los que saben cómo funcionan sus negocios, ellos tienen la información. Saben las pérdidas que les ha supuesto la amabilización. Es vergonzoso poner en duda sus datos pero mucho más llegar a amenazarles por oponerse a esta actuación. Están preocupados, hay que hacerles caso, rectificar lo mal hecho y hacerlo cuanto antes.

HM: ¿Cómo cree que el urbanismo y la movilidad afecta al comercio en las zonas céntricas de las ciudades?

EM: El urbanismo y la movilidad son imprescindibles para el comercio. Y lo son porque permiten transformar los centros urbanos para adecuarlos a las necesidades cambiantes de los clientes.

Pamplona ha tenido una transformación ejemplar de su Centro Urbano a lo largo del tiempo y por eso es la ciudad con mayor calidad y cantidad de espacios peatonales de España. El consenso que siempre ha presidido estas actuaciones en nuestra ciudad ahora se ha perdido por esta amabilización impuesta y que nadie quería.

HM: En su opinión y bajo su criterio…  ¿Cuáles serían algunas de las actuaciones o medidas urbanísticas necesarias que beneficiarían a Pamplona?

EM: Conseguir que los barrios que reúnen unas peores condiciones de habitabilidad mejoren para acercarse al nivel de los mejores. Y en concreto, Milagrosa y Echavacoiz. Una ciudad, debe ser competitiva en lo económico, atractiva para invertir, pero de igual forma, debe garantizar la imprescindible cohesión social entre sus barrios. No puede tener barrios de primera y de segunda.

HM: Hay muchas quejas de los vecinos de barrios como el de Rochapea, respecto a que se ha sobresaturado la zona al importar los aparcamientos para residentes del casco antiguo y acoger de manera “forzosa” todos los vehículos que ya no pueden estacionar en el casco antiguo o en sus zonas contiguas. ¿Esto es consecuencia de la falta de previsión del plan? ¿De la improvisación?

EM: El problema de aparcamiento, que ya existía previamente, se ha agudizado con la amabilización. La inaccesibilidad del centro hace que muchos coches acudan a aparcar a la Rochapea para acceder a aquel mediante los ascensores de Curtidores. Hay un evidente efecto frontera que hay que solucionar. Hay que convertir Rochapea en zona azul (ya acordada por el ayuntamiento) y disponer de nuevos aparcamientos en la zona.

En todo caso, se tendría que haber esperado a dar respuesta a este problema antes de acometer ninguna otra actuación en el centro.

HM: Otra polémica fase es la reordenación  de la Avda Pio XII de Pamplona. ¿Qué opinión le merece? ¿Cómo cree que afectará esto a la propia avenida, a las zonas limítrofes y al acceso a las zonas hospitalarias?

EM: Con Pio XII pasa algo parecido a lo comentado hasta ahora con la amabilización. Nadie había pedido intervenir, comerciantes y vecinos están en contra y así lo han manifestado, pero siguen adelante. Y ahora se va a hacer una obra que puede rondar los dos millones de euros.

Lo que empezó siendo la construcción de un nuevo carril bici con el que muchos podíamos estar de acuerdo, va a acabar siendo una innecesaria remodelación total con reducción de plazas de aparcamiento sin alternativa.

Y como la obra genera rechazo, han ido poniendo parches, como prever plazas exclusivas de rotación (zonas rojas) quitando zonas azules o los absurdos procesos participativos a posteriori.

Una actuación que además obliga a empezar la casa por el tejado del Plan de Movilidad Urbana Sostenible de la Comarca de Pamplona (PMUS) que va a quedar para siempre mediatizado por esta remodelación.

HM: Hoy en día hay zonas céntricas que están volviendo a recoger la llegada de personas jóvenes procedentes de barrios periféricos como vecinos. Nos referimos a barrios como el de San Juan o Iturrama, donde el crecimiento de la compra de viviendas por personas jóvenes ha crecido notablemente. ¿Cómo considera que el Ayuntamiento de Pamplona debería actuar en estas zonas?

EM: La tendencia a volver al centro de las ciudades es imparable en muchos países y también aquí. Lo que en su día fue la salida del centro hacia las viviendas unifamiliares periféricas, vinculadas a nuevas formas de vida, hoy está dando la vuelta.

Para los que siempre hemos apostado por el centro, es una buena noticia. Y si en su momento el centro era el Casco Antiguo y Primer y Segundo Ensanche ahora se vuelve a mirar a los ensanches de los años 70 y 80, San Juan e Iturrama.

 

Corregir errores de un plan urbanístico puede ser una tarea imposible

 

Son barrios de una indudable calidad de vida, con buenas dotaciones y zonas verdes pero en los que la urbanización y edificios requieren ya de actuaciones profundas.

Las prioridades son la rehabilitación de edificios, priorizando su adecuación energética y la división de viviendas para hacerlas atractivas para personas jóvenes, y las actuaciones concretas en el espacio público. Como ejemplo, el ascensor de San Juan a Trinitarios junto al Anaitasuna, o la conexión de Iturrama con el Campus de la Universidad de Navarra.

HM: Corregir errores de un plan urbanístico puede ser una tarea imposible por varios motivos, incluido y sobre todo el económico, ya que hacer y deshacer un plan puede tener un alto coste para Pamplona. ¿Si tuviera que corregir el Plan de Amabilización, cree que sería fácil, asumible o que habrían ciertas cosas que ya no tendrían marcha atrás?

EM: Cuanto más se avance, más difícil y caro será corregir los errores. Pero habrá que hacerlo porque el daño causado por la falta de actividad y cierre de negocios será mucho mayor.

El problema mayor es el de la falta de credibilidad que puede tener Pamplona para un inversor si se percibe como una ciudad de poco fiar. Si un día se hace una cosa con poca reflexión y al otro la contraria sólo porque haya cambiado un equipo de gobierno.

Por eso, hay que actuar con mucha cautela y ser muy didácticos a la hora de explicar los por qué de las cosas.

Si el Casco Antiguo, el Primer Ensanche y parte del Segundo Ensanche son ahora una isla inaccesible habrá que hacerlos accesibles. Habrá que volver a abrir al tráfico Padre Moret desde su encuentro con Navas de Tolosa, habrá que remodelar la Calle Nueva para que puedan acceder los coches, pero garantizando que circulen a 20 Km/hora y son generar riesgos para los peatones. Habrá que remodelar el Paseo de Sarasate, haciendo peatonal el espacio colindante al Casco Antiguo, con un diseño tipo Boulevard de San Sebastian.

Estas y otros medidas son asumibles sin que supongan revertir lo realizado en su totalidad.

HM: ¿Tiene alguna ciudad como referencia urbanística?

EM: Yo en general soy un admirador del modelo de ciudad mediterránea, ciudades con vitalidad, con actividad, con vida en la calle. Me atraen las ciudades italianas, Florencia, Siena y tantas otras que disponen de espacios urbanos irrepetibles que, debo reconocerlo, me generan un punto de envidia.

En España son muchas  las ciudades que aportan elementos de calidad irrepetible. Voy a citar Salamanca por la integración de la Universidad en el Centro Histórico, que es lo que pudo ser Pamplona y, por desgracia no fue. Y por lo mismo, Santiago de Compostela.

En cuanto a las ciudades más cercanas, voy a destacar San Sebastián.

 

Si soy otra vez alcalde, centrará mis esfuerzos en dos barrios que hay que mejorar, Milagrosa y Echavacoiz

 

 

HM: ¿Qué importaría desde otras ciudades a Pamplona?

EM: A Pamplona le falta sobre todo sacar la vía del tren de Echavacoiz, de San Jorge, de la Rochapea. Esa es la asignatura pendiente y por eso importaría de otras ciudades soluciones similares a esa problema, en el que desgraciadamente vamos muy tarde.

Importaría también las escaleras mecánicas de Toledo para completar la movilidad peatonal entre Casco Viejo y Rochapea.

HM: Ha sido alcalde de Pamplona y se vuelve a presentar a la misma alcaldía, por lo que entendemos que todavía considera que tiene trabajo por hacer. Una vez finalizada su “carrera” ¿Por qué le gustaría que le recordaran en este puesto, o qué le gustaría que marcara su paso por Pamplona?

EM: Lo primero como una persona con sentido común y amante de Pamplona, que conocía su ciudad y que la ciudad mejoró tras su paso por Alcaldía.

Mi actividad personal, profesional y política se ha desarrollado en Pamplona y estoy orgulloso porque, aunque sea en una pequeña parte, he podido participar en lo que la ciudad es y va a ser en el futuro. Y en concreto, en su gran calidad urbana que es su seña de identidad.

Estoy enamorado de nuestras murallas y de su relación con   nuestras zonas verdes, lo que yo he denominado “La Muralla Verde”. Y en ello he trabajado a lo largo de mi vida y estoy feliz por ello.

Si soy otra vez alcalde, centrará mis esfuerzos en dos barrios que hay que mejorar, Milagrosa y Echavacoiz.

 

Más sobre el Plan de Amabilización. Entrevista Carlos Albillo.