“La magia de dormir en un árbol”

¡Cabañas en los árboles únicas! Colgadas a 17 metros de altura, son las más altas en Europa. Cuatro cabañas de lujo para pasar noches idílicas en plena naturaleza.

 

Sumergidas en un océano de ramas en el sur de Vizcaya, a tres cuartos de hora de Bilbao dentro del municipio de Zeanuri, cuatro cabañas excepcionales y lujosas se camuflan a la perfección entre el follaje. Aquí se ubica la experiencia “Cabañas en los árboles”, proyecto ideado por la holandesa Karin van Veen y su pareja, Emmanuel Grymonpré.

Este bosque situado al límite entre los parques de Gorbeia y Urkiola consta de árboles centenarios y ha permitido que las cabañas sean las más altas de Europa, dos de ellas llegando a los 17 metros del suelo.

Todas las cabañas han sido bautizadas con nombres de pájaros en euskera (Elaia, Txantxangorria, Hontza) excepto la Suite Oooh!, la más romántica, que se ha diseñado con todos sus elementos redondos desde la escalera hasta la cama, la mesa y la terraza, de 39 m2 y que permite unas vistas de 360º.

“Cabañas en los árboles” también ofrece carros cíngaros que, hechos también con madera, complementan la oferta de alojamiento de las cabañas de una forma innovadora y alegre y se adaptan mejor a un público familiar.

Situados en el jardín del caserío, los 4 acogedores y coloridos carros cíngaros están equipados con electricidad. Los servicios complementarios (lavabo y duchas) están situados en un edificio anexo.

El complejo también cuenta con un caserío que se ha rehabilitado para ser la recepción y el lugar de encuentro y reposo de los huéspedes cuando salgan de la cabaña; dentro encontramos una cafetería, sala de estar, zona de ordenador y wi-fi.

El centro ofrece un spa ecológico y una amplia oferta de actividades, como salidas en bicicleta o bien senderismo, en parajes como el Parque Natural de Urkiola – Gorbeia.

Por la mañana, dentro de la tranquilidad de la cabaña o quizás en la terraza vertida sobre los árboles y rodeados de la melodía de los pájaros, se podrá degustar de un delicioso desayuno que se facilita a través de una cesta que se sube a la cabaña con un sencillo sistema de polea.

Para cenar se puede degustar un menú romántico y gastronómico en la misma cabaña o carro.

El precio para alojarse, que oscila según la temporada y la cabaña elegida, parte de 130 euros la noche e incluye el desayuno.

(Carro cíngaro a partir de 79 euros).

Web: www.cabanasenlosarboles.com  o www.zuhaitz-etxeak.com y www.carros-cingaros.com

Enlace para acceder a fotos: https://www.dropbox.com/sh/qcy04kau7sek0xz/6HExQabP9b

Contacto: Karin van Veen, karin@selvaventura.com  +34 654 38 98 58

 


Habitat Magazine: ¿Cómo nació el proyecto Cabañas en los árboles?

Karin: Nació de querer ofrecer a viajeros cansados del ritmo de la ciudad una experiencia única, reconfortante, plenamente “slow”, la de dormir en un árbol en una casita de madera: el sueño de todo niño hecho realidad, una experiencia de comunión con la naturaleza, lejos de la contaminación. Solo el árbol, uno mismo i el bosque colindante.

HM: ¿Por qué desde Suiza han creado negocios en Girona y Vizcaya?

K: Estábamos buscando un bosque en el sur de Francia, para montar un parque de circuitos en los árboles. En Suiza las temporadas son más cortas al tener inviernos más fríos. Poco a poco nos hemos acercado más a España y un dia hemos saltado la frontera y descubierto que Catalunya tenía escondido un pequeño Canadá, entre Gerona y Barcelona, en el interior. No existían todavía los parques de aventura en España, nos ha gustado la idea de ser pioneros. El proyecto gustó, a nosotros nos gustó vivir aquí, y ¡hoy estamos todavía en la península ibérica!

Al visitar el país hemos descubierto la segunda zona verde ideal en el país vasco, de allí la extensión Vizcaya.

HM: ¿Qué podemos encontrar en Zeanuri? ¿Qué tipos de cabañas y carros cíngaros ofrecen?

K: 5 cabañas y 4 carros cíngaros, un caserío con sala de estar, cafetería, duchas, jardín y spa ecológico. Pero lo más importante, se encuentra tranquilidad para relajarse, escuchar el sonido de la naturaleza, a los pájaros canturrear y despertar con los primeros rayos de sol para recoger el desayuno.
Un desayuno recién hecho que dejamos en una cesta de mimbre que tú mismo subes a tu terraza mediante una polea.

HM: Desde 2014 que llevan abiertos ¿qué buscan los clientes que se alojan en sus cabañas y carros?

K: Buscan una agradable y liberadora sensación de aventura y un buen toque de romanticismo, por qué no decirlo, de un sugerente reencuentro con uno de los sueños infantiles más recurrentes: vivir en una cabaña en la copa de un imponente árbol, al más puro estilo de un elfo de los bosques o de las aventuras de Tom Sawyer y Huckelberry Finn. Este torrente de sensaciones se encuentra en Zuhaitz Etxeak, en las cabañas de madera suspendidas en el aire hasta 17 metros del suelo y sujetas a los troncos de robustos abetos de la subespecie douglas.

En los carros se busca la “joie de vivre”, compartir un momento entre amigos, en familia en alojamientos alegres, hechos para despertar los sueños de los viajeros.

HM: ¿Cómo se van sus clientes… con las pilas cargadas?

K: Sí…. Estos son algunos comentarios de los clientes:

  • Maribel (España): El personal q nos atendió fue amabilísimo en todo momento: chicas, sois muy majas!!! La cabaña Elaia impresionante, sus alrededores más, rodeados de naturaleza pura y divina. Estancia muy cómoda y diferente. El spa bien, la cena muy rica y el desayuno también. Todo subido por una polea hasta la terraza de la cabaña. Vale la pena vivir la experiencia!
  • Ignacio (España): Última hora coincidiendo con el anochecer, spa ecológico con baño caliente, sauna,ducha fría y una buenísima botella fría d Moscato.una noche deliciosa L@s gerentes que llevan tan increíble experiencia son muy atentas, cualquier problema y pregunta fue resuelta con gran amabilidad, eficacia y rapidez.
  • Miriam (España): la mejor cabaña de las 5 que ay la txantxangorri cerca de la recepción vistas espectaculares cómoda cama y muy coqueta con todo al detalle el desayuno que te dan un 10 se lo curran un montón con su cesta que te la dejan con la polea y luego la subes con la cuerda la terracita estupenda ideal para parejas.

HM: ¿Qué balance hace de todos estos años y qué planes de futuro tienen?

K: Seguir compartiendo el valor que nos importa: el de cuidar el medio ambiente haciéndolo cuidando también a las personas que vivirán esta experiencia.