Plusvalía municipal: Un impuesto por los suelos

El Tribunal Constitucional ha declarado nulo el pago de esta tasa cuando se vende en pérdidas. Una sentencia que crea una situación de incertidumbre ya que, hasta que se cambie le ley, los consistorios pueden seguir cobrando un tributo que va en contra de la Constitución.

La plusvalía municipal siempre ha sido uno de los impuestos más polémicos que afectan a la compraventa de viviendas. Tanto es así que recientemente el Tribunal Constitucional ha anulado el cobro de este tributo cuando el valor de venta de una vivienda es menor al de compra. Una polémica surgida a raíz de la crisis inmobiliaria ya que en el diseño de esta tasa no se había planteado que se diera esta situación de vender con pérdidas. La sentencia indica que ahora se tenga que modificar la ley, lo que supone que hasta que se produzca este cambio vivamos en una situación de incertidumbre ya que puede darse el caso de que haya vendedores de viviendas a los que su ayuntamiento les reclame el pago de un impuesto que es ilegal. Cada consistorio está reaccionando de forma diferente. Desde el de Pamplona, por ejemplo, nos aseguran que en las plusvalías donde hay duda están procediendo a no realizar liquidaciones hasta ver qué es lo que pasa.

Pero comencemos por el principio. ¿Qué es lo que ha pasado para llegar a esta situación? El problema surge del hecho de que para calcular la plusvalía municipal, los ayuntamientos toman como referencia el valor catastral del suelo sobre el que está edificada la vivienda, al que añaden unos coeficientes en función del número de años durante los cuales se ha sido titular de la vivienda, entre otras cuestiones. Al tomar como base el valor catastral, siempre se produce un incremento a pesar de que el precio de mercado haya bajado. Por este motivo, un ayuntamiento puede cobrar un impuesto sobre un supuesto beneficio que no es real.

Esta situación comenzó a cambiar el 16 de febrero de 2017. En ese momento el Tribunal Constitucional se pronunció sobre un recurso presentado en Gipuzkoa declarando nulo, por primera vez, el cobro de este impuesto. Sin embargo, en el País Vasco, igual que ocurre en Navarra, existe una Hacienda propia por lo que las leyes son diferentes y esa sentencia del Alto Tribunal sólo afectaba a este territorio. Fue unos meses después, concretamente el 11 de mayo, cuando el Constitucional volvió a dictaminar una sentencia en contra de este impuesto, lo que vino a ratificar la primera decisión y extendió a, prácticamente toda España, lo que ya había ocurrido en Gipuzkoa.

Y decimos a prácticamente todo España porque Navarra no se ve implicada en esa sentencia. Como ya hemos adelantado antes, en nuestra comunidad las leyes son distintas al tener una Hacienda propia por lo que actualmente vivimos en una situación de todavía más incertidumbre respecto a la plusvalía municipal. De hecho, la redacción de nuestra norma es algo distinta al del resto del Estado ya que se recoge la posibilidad de interponer un recurso demostrando que no ha habido plusvalía.

Mientras tanto, quien venda una vivienda sin obtener un beneficio deberá andar con cautela y dejar abierta una posibilidad de reclamación por si se modifica la Ley. Eso sí, recordamos que el impuesto en sí es totalmente legal siempre que exista un beneficio, así que, en estas ocasiones, no hay ningún dilema.

 

Continúa el artículo…