Para los que disfrutamos de la vida

Pilar y Jose Javier son un matrimonio que vive en uno de los edificios más modernos de Pamplona. Líneas minimalistas y muebles contemporáneos se mezclan en un piso donde el protagonismo se lo disputan la luz y dos terrazas desde donde contemplar el amanecer.

En Soto de Lezkairu, una de las zonas más modernas y tranquilas de Pamplona, se esconde una vivienda muy especial. Antes incluso de entrar en el edificio empezamos a ver las diferencias. Una de ellas está en la puerta de entrada, que se abre sola. Después entramos en el portal, un muy zen donde se respira tranquilidad y buen gusto incluso en pequeños detalles como los buzones para el correo. Al subir a la vivienda esta sensación aumenta todavía más. “Aquí está todo cuidado al detalle. Realmente este edificio está pensado para que las viviendas sean muy cómodas, prácticas, modernas… pero además para que las personas que viven aquí lo disfrutemos”, nos cuenta Pilar Escalada, una mujer ya jubilada que vive en esta espectacular casa junto con su marido Jose Javier Hoyos. A él, lo que le enamoró de la vivienda fue “la gran cantidad de luz que hay en toda la casa. Además a está muy bien distribuida y es muy diáfana. Esa libertad que te da poder moverte por toda la casa sin encontrarte ningún obstáculo es lo que te da vida, te oxigena”.

Sin duda, la luz y las dos terrazas que tiene esta vivienda son sus mayores encantos. Tanto es así que el momento favorito para Pilar es ver el amanecer desde allí. “Es una gran sensación de bienestar. La primera vez que lo vi me di cuenta de que este era mi sitio. Ver el sol, las montañas… Poder disfrutar de este espectáculo todos los días fue una sensación que me encantó”, nos cuenta. Los días de verano este matrimonio disfruta juntos de esta estampa desde la terraza pero en invierno lo hacen desde la cocina, ya que está conectada con la terraza principal y separada del salón por una mampara de cristal. Esto consigue, según Pilar, “que la familia conviva más. Estar en el salón y poder comunicarte con quien está en la cocina es una gran ventaja. Y, además, gracias a la campana de extracción no hay ningún olor”.

Dos espacios, cocina y salón-comedor, que en muchas viviendas parece que están enfrentados pero que aquí están totalmente integrados y eso es, en gran parte, por la decoración de la casa. “Este piso está hecho con líneas muy minimalistas y eso te permite que tú lo decores como quieras ya que cualquier estilo va a encajar. Tenemos el salón, por ejemplo, que tiene muebles de madera maciza y que encajan perfectamente con la cocina, de estilo más modernista”, nos explica Jose Javier.

Esta calidad del mobiliario está presente en todos los elementos de la vivienda. Un sistema de ventilación propia en todas las estancias, celosías modulares en las terrazas, grandes ventanales en todas las habitaciones que te hacen sentir como si estuvieras en la calle y una insonorización que permite aislarte del mundo exterior. “Vamos a echar mucho de menos esta casa”, nos cuentan Javier y Pilar que han decido mudarse al sur donde se van a reencontrar con su hija y sus nietos.