Un espejo bien colocado es todo un éxito y bien iluminado es la bomba

Elvira Blanco, decoradora e interiorista en Pamplona, comenzó a trabajar en una habitación de su casa. Ahora tiene su estudio perfecto junto a un equipo perfecto en la calle Amaya 31.

Elvira Blanco en su estudio de Pamplona.

Elvira Blanco es una profesional de la decoración y el interiorismo que trabaja, entre otros, para importantes hoteles internacionales y personalidades públicas. Comenzó a interesarse por el interiorismo a los 12 años cuando entró por primera vez en su casa una decoradora y le fascinó tanto que deseó dedicarse a eso para siempre. Su hermano tenía vocación de arquitecto en aquello época y a los 16 años, Elvira se plantó y les dijo a sus padres que quería estudiar fuera. “Yo quiero ser una buena decoradora y por eso me tengo que formar en condiciones porque si lo voy a hacer, lo hago bien”, así de contundente y decidida se mostró en aquella época y se muestra ahora en la conversación que tiene con revista Habitat Magazine donde nos está contando cómo empezó todo…

“En vez de estudiar Filosía y Letras me fui a Madrid a I.A.D.E. (IADE Institución Artística de Enseñanza, es una Escuela de Diseño de Moda y Escuela de Diseño de Interiores dedicada a la formación integral de profesionales del Diseño desde hace 60 años). Mi hermano estudiaba arquitectura y yo interiorismo, mi gran vocación. Yo quería terminar mis estudios en Italia, pero por el camino conocí a mi actual marido y con 22 años cambié el rumbo de mi vida. Después de viajar mucho por el mundo nos instalamos en Pamplona. Entonces empecé a buscar trabajo con interioristas que a mí me parecían de un buen nivel. Visité a Miguel Ángel Ciganda, Juanjo Muro, Deco Estudio… pero no había trabajo”.

“Un día un amigo me propuso hacer su restaurante, así empezó todo”

En pamplona, hace 35 años monté mi primer estudio en la habitación de mi casa. Allí me quedaba por las noches dibujando. De una obra salió otra, hasta el día de hoy. Ésta es la profesión más bonita del mundo”.

Habitat Magazine: ¿Cómo define el estilo de Elvira Blanco?

Elvira Blanco: Mi estilo no se pasa. La armonía va unida con ese punto que yo llamo elegancia y que es muy profesional. El detalle es mi estilo. Que no haya cosas que se distorsionen con otras, que haya un orden. Talentos hay muchos, incluso yo tengo alguno. Pero donde yo destaco es en el sentido espacial porque mi memoria es extraordinaria. Tengo obras de hace 30 años que siguen como el primer día.

HM: ¿Hay alguna arquitectura con la que disfrutes más?

EB: Me gusta Norman Foster. A veces yo rayo en el punto de arquitecto ingeniero. También me entusiasma el Arquitecto Zaha Hadid y en cuanto a interioristas me gusta una mezcla de varios.

HM: ¿Tienes algún trabajo que recuerdes con especial cariño?

EB: Tengo muchos. Pero el primer trabajo como interiorista en Pamplona es el más espectacular. No paro de dar gracias a la persona que me llamó y confió en mí. Ahora es un buen amigo. También como obra importante destaco el trabajo de interiorista en hoteles de lujo. Ten en cuenta que yo tenía un estudio pequeño en Pamplona y que me llamaran para trabajar en estos hoteles consiguió que tuviera más confianza en mí. Estoy muy agradecida a todos mis clientes.

HM: ¿Qué es lo primero que pasa por tu cabeza cuando ves un espacio?

EB: Primero levanto el espacio en mi cabeza, coloco cada cosa en su sitio y empiezo a trabajar los detalles. Luego voy con muchas ganas al estudio para darle forma.

HM: ¿Cómo te imaginas la iluminación en tus trabajos?

EB: Depende del tipo de espacio, pero me gusta mucho la iluminación y creo que sé hacerlo bien. Dónde hay que poner luz y dónde sobra.

“El espacio lo veo, lo vivo, lo creo, lo ilumino y lo diseño”

HM: ¿Qué lugar ocupa le cliente en el espacio creativo?

EB: Yo trabajo siempre de la mano del cliente. Es fundamental. Sé lo que les quiero hacer y les escucho, luego les procuro llevar por mi camino. Procuro acertar en sus gustos, me empapo de cómo viven, de cómo son y les muestro esa parte que ellos no ven.

HM: ¿Cuál es el próximo proyecto en el que te gustaría trabajar?

EB: Soy muy romántica. Me encantaría hacer un hotel en Canarias. He hecho hoteles por toda España y me gustaría tener la oportunidad de hacer uno en canarias.

HM: ¿Cómo es el cliente navarro?

EB: Estoy muy agradecida de todos mis clientes de Navarra. Te puedo decir que en los más de 30 años que llevo trabajando no tengo un mal recuerdo de un cliente. Todos me han aportado algo y yo a ellos. Son clientes serios que respetan mi profesión y mi trayectoria. Los clientes de Navarra son extraordinarios.

HM: ¿Cuál es tu toque personal?

EB: Siempre me han gustado los espejos porque iluminan. Puedo crear cosas diferentes. Un espejo bien colocado es todo un éxito. Y si está bien iluminado es la bomba.

HM: ¿Qué no te gusta?

EB: Un sofá malo. Me gustan las cosas con calidad. El sofá es un elemento importantísimo en una casa y hay que cuidarlo.

HM: ¿Qué te diferencia de los demás interioristas?

EB: Mi saber hacer, mi profesionalidad, mi sentido del gusto, el detalle y el mimo con el que trabajo. Cualquier obra para mí es importante, desde una habitación infantil hasta un hotel de lujo.

HM: ¿Qué tal es el equipo que te acompaña?

EB: Fantástico. He tenido varios equipos, pero ahora tengo el estudio perfecto con la gente perfecta. Gente que está a mi lado y yo les aprecio. Tengo un equipazo de mujeres ahora mismo.