El Gobierno suizo aseguró este miércoles que no tiene conocimiento de ninguna amenaza de bomba que, según el presidente bielorruso, Alexander Lukashenko, obligó a un avión de pasajeros de Ryanair a ser desviado y a aterrizar en Bielorrusia. Acción que llevó a la inmediata detención de Protasévich, un periodista crítico con el presidente, tras el aterrizaje.

«Las autoridades suizas no tienen conocimiento de una amenaza de bomba en el vuelo Ryanair Atenas-Vilnius», dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado. «Por lo tanto, no ha habido anuncios de las autoridades suizas a las autoridades bielorrusas sobre este asunto».

Lukashenko ha justificado este miércoles la orden de desviar el aparato, alegando motivos de seguridad con los 123 pasajeros y con las poblaciones que se podrían ver afecadas si estallaba el artefacto. El encarcelamiento del periodista ha sido duramente criticado por la comunidad internacional, y ha llevado a la aprobación por parte de la Unión Europea de sanciones contra Bielorrusia por el secuestro del avión.