La carencia de metros puede parecer un inconveniente mayor del que verdaderamente es. Se trata de encajar cada pieza y elemento tanto como resulte posible, sin recargar, y conseguir que tenga personalidad y carácter, mas sin parecer anárquico o bien desorganizado. Estas diez ideas de decoración te van a ayudar en la bastante difícil labor de compensar el minimalismo con la funcionalidad y el estilo con la medida mini. Y no, no charlamos solo de utilizar colores claros y muebles ‘multitasking’.

1. Ten perspectiva 3D
Y contempla el espacio desde la tridimensionalidad: ancho, largo y altura. Piensa en lo mucho que puede dar de sí un espacio con techos altos, si se establecen, por poner un ejemplo, 2 alturas, o bien haz que las paredes sean más que simples tabiques separadores y transfórmalos en genuinos tesoros de almacenamiento, como en esta propuesta de Scavolini, donde la cocina se ‘encierra’ tras las puertas y la mesa se pliega.

dos. Escoge la alfombra conveniente
¿Una alfombra? Es posible que te parezca extraño que la solución a la carencia de metros pase por vestir el suelo como se merece. Eso sí, esta ha de ser el único elemento en el que no desearás escatimar, en lo que se refiere a tamaño se refiere, en tanto que una pequeña va a hacer que la estancia se vea igualmente pequeña. Escoge un modelo que sea suficientemente grande a fin de que la mayor parte de los muebles se asienten sobre él o bien vayan de pared a pared, como ocurre con este diseño de Sonya Winner Rug Studio.

tres. Pon un espéculo (o bien 2)
Los espéculos son tus amigos, singularmente si tu estancia no recibe un sinnúmero de luz natural, puesto que aprovechan al límite la que tienen y la reflejan a todos y cada uno de los rincones. Asimismo pueden asistir a que el espacio se sienta ‘más grande’, dando la ilusión de más metros cuadrados. Para muestra, el salón de la casa de la ciudad de Nueva York de la influencer Athena Calderone, famosa por su página web EyeSwoon, un escenario con aire ‘boho chic’, donde el espéculo dorado de cuerpo entero es una pieza esencial, al que acompañan otros elementos de Zara Home esmeradamente escogidos. Asimismo puedes envolver una pared con un modelo XL o bien crear una pared como galería con diferentes tamaños y formas.

cuatro. Alumbra apropiadamente
Haz que la iluminación sea tu mejor aliada. Los espacios pequeños de forma frecuente pueden finalizar sintiéndose oscuros debido a ventanas pequeñas o bien inexistentes. Compensa la carencia de luz natural añadiendo muchas fuentes de luz en todos y cada habitación, desde la cocina hasta el dormitorio. Y, por favor, no permitas que la iluminación del salón o bien el comedor se base solamente en la lámpara de techo o bien los focos empotrados: los modelos de pie y de sobremesa complementan y amplían con sus claroscuros. En el caso de los salones pequeños, desde LaiaUbia Studio aconsejan “mantener el equilibrio de colores y control de la luz (lo idóneo son 3000K) para lograr un espacio que respire, nos transmita calma y también invite a la relajación”.

cinco. Sé audaz
Tener un espacio pequeño no quiere decir que haya de ser obligatoriamente una ‘caja blanca’, minimalista o bien desganada, donde no haya un hueco para dar brida suelta a la libertad ornamental ni para dejarse llevar por la vena más audaz de tu personalidad. Una buena forma de sacar tu lado más peculiar es siendo valiente con el color. Un tono más obscuro de pintura en las paredes y el techo, como ocurre en esta cocina, puede hacer que la estancia se sienta (y sea) un diamante por pulir. ¿Quién afirmó temor?

seis. Elige piezas que se ganen su sitio
Y tengan una misión en la estancia. Aprovecha al límite el espacio con piezas que asimismo cuenten con espacio de almacenaje, como una cama con cajones o bien un mueble como este de Usm, que actúa como elemento separador y cuenta con capacidad para guardar. Y, de ser posible, incorpora piezas plegables pues ¿verdaderamente precisas un escritorio en el salón las veinticuatro horas del día?

siete. Mantén el suelo libre
Precisas espacio para lo esencial, mas aun la habitación pequeña mejor decorada del planeta no marcha si no se puede pasear en ella. Por este motivo, es necesario sostener el suelo libre de obstáculos y crear un espacio para almacenaje auxiliar debajo (mesas con cajones, sofás con arcón…), si es preciso. En el caso de un suelo de madera, la orientación de las lamas asimismo influye en el momento de hacer medrar los metros: “Si el espacio es cuadrangular, puedes ampliar ubicando todas y cada una de las tablas de forma paralela a la pared más larga; o bien hacerlo en diagonal, a fin de que dirijan la mirada cara fuera. Al paso que, si se trata de una estancia muy lumínica, colócalos a lo largo del fantasma de luz, a fin de que las juntas sean menos perceptibles”, apuntan desde Quick-Step. Crea que el pavimento da siempre y en toda circunstancia un plus de carácter al espacio. De ahí que, préstale la atención que merece y si te da vagancia meterte en obras, recuerda que hay pavimentos que se instalan sin ellas, de forma fácil y sin irte de casa.

ocho. Deja que las piezas respiren
Pocas cosas dan mayor sensación de espacio pequeño que ver muebles contra la pared, encajados como piezas de rompecabezas, que no pueden moverse ni un centímetro. De ahí que, si puedes, distancia el aparador o bien la consola de la pared y, si va entre otros muchos, deja siempre y en toda circunstancia espacio a fin de que respiren. Posiblemente, para cumplir la ‘misión’, debas deshacerte de todo lo que no utilizas (es buen instante para ‘limpiar’), como mesas auxiliares o bien sillas que solo cumplen una función ornamental. Cierto minimalismo, como el que desprende este entorno de BoConcept, jamás viene mal.

nueve. Busca la conexión ‘deco’
En un espacio pequeño, la vista se desplaza involuntariamente de un lugar o bien mueble a otro, con lo que debes cerciorarte de que todas y cada una encajen, como ocurre en este espacio de The Room Studio. De ahí que, cíñete a una paleta de colores limitada (jamás más de 3), así sea clara y ligera o bien obscura y trágica. Echa una ojeada a tu alrededor con una mirada crítica y cerciórate de que todo cuanto hay ha de estar ahí, para eludir un ‘lleno total’. Esto no quiere decir que todo haya de estar con perfección combinado y también ir a juego, asimismo hay lugar para la mezcla y el estilo sintético, toda vez que no finalice en un batiburrillo.

diez. Juega con las escalas
La clave no se halla tanto en el empleo de muebles pequeños, sino más bien en saber emplear a favor tuyo las dimensiones y los volúmenes de las piezas del espacio. Si tienes dudas y no deseas fallar ni pasarte, escoge algún elemento que llame verdaderamente la atención y descarga de presión visual al resto. De esta manera, puedes emplear muebles de tamaño normal y obras de arte a gran escala o bien del revés, como en este dormitorio principal, donde la esquina para teletrabajar con la mesa y las sillas Tulip llaman la atención sobre el resto. Recuerda que esta técnica va a dar mejores resultados cuanto menos moblaje haya.